Artículo: Tamales, fiesta de la Candelaria y compadrazgos


Hace unos días me invitaron a ser madrina de un niño Dios. Nunca me imaginé todo el ritual.

El compadrazgo, es algo muy común en México e inicia desde que nacen los niños católicos que son bautizados. Después del primer compadrazgo sigue la cadenita: la presentación de los 3 años, la confirmación, la primera comunión, los 15 años, la boda, etc. Y para cada celebración se necesita un compadre.

Ser comadre o compadre es una responsabilidad, pues el compadrazgo siempre perdura, no se puede romper, ni aun muerto el ahijado, ni divorciados los compadres.

El ritual inicia con la selección del vestido. En esta temporada en todos los mercados se ofertan diferentes modelos y tallas: El Sr. del Rayo, El Sr. de las Azucenas, La Divina Providencia, por citar algunos de estos diseños. Puede uno comprar el traje o pueden vestirlo por ti, obviamente el costo se incrementa si decides por la última opción.

Una vez vestido, el 2 de febrero, hay que asistir a la iglesia con el niño, los compadres y la familia. Me acordé de mi abuelita y de su niño, siempre lo vestía para llevarlo a la iglesia. No sé ni cuantos vestidos se juntaron, pues cada año el niño estrenaba.

Al salir de la iglesia, hubo cuetes, banda y todos salimos directamente a la casa de la comadre, donde nos esperaban unos ricos tamales y un atole de leche.

Obviamente, después de esta fiesta, tuve que llevar a mis niños a vestir y los llevaré a misa uno de estos días.

Comparto con ustedes la receta del mole negro, para que se animen en su casa a hacerlos.

Y nos vemos en el siguiente boletín de Casa de los Sabores.

Tags: , , ,

Wordpress SEO Plugin by SEOPressor